RESFRIADOS Y GRIPES CAUSADA POR EL FRIÓ FÁCIL RECETA DE REMEDIOS CASERO

Qué peligro esconde el invierno

Desde el saber popular se culpa al clima frío como principal responsable de los resfriados, sin embargo, los expertos no saben con certeza a que se debe este incremento de los casos. Se cree que la mayor humedad que se registra en esas épocas y el hecho de compartir más tiempo en lugares cerrados con otras personas, serían las principales causas. Aquí te contamos como combatirlos.

1. Jengibre

Esta planta es reconocida por su aroma, sabor y versatilidad en la cocina. Para combatir gripes y resfriados puedes aprovecharla en infusión. Para ello, pica una cucharada de jengibre fresco y agrégalo a una taza de agua hirviendo, puedes añadir miel y un poco de limón para saborizar. El jengibre te ayudará a sentir mejor gracias a sus propiedades analgésicas, antipiréticas y antibacteriales.

2. Eucalipto

Puedes abrir tus vías respiratorias y aliviar la irritación de la garganta con vapor de eucalipto, ya que tiene propiedades expectorantes. Con mucho cuidado, vacía agua muy caliente en una vasija amplia y agrega aceite u hojas de eucalipto. Coloca una toalla en tu cabeza para tratar de atrapar todo el vapor y poder respirarlo.Remedios caseros con eucalipto

3. Líquidos calientes

Las abuelas no se equivocan: no hay nada mejor para el resfriado que tomar algo bien caliente. Según los investigadores, estas bebidas brindan alivio inmediato al flujo nasal, tos, estornudos e irritación de garganta. Pero cuidado, no te limites a infusiones y café, ya que la cafeína es un diurético natural que puede provocar deshidratación si la tomas en exceso.

4. Ajo

Diferentes estudios científicos vinculan el consumo de ajo con un menor riesgo de ciertas enfermedades. Se cree que esto es posible gracias a que es rico en una sustancia llamada alicina, que posee propiedades antisépticas. Estas ayudarían al organismo a combatir la gripe y otras infecciones. Puedes aprovechar sus beneficios tomando una infusión de ajo picado, miel y limón.

5. Irrigación nasal

Olvídate de la congestión nasal: mezcla un cuarto de cucharadita de sal marina sin yodo y otro cuarto de bicarbonato en una taza de agua tibia. Vierte un par de gotas en cada fosa nasal, luego inclínate hacia adelante para que escurra un poco y suena tu nariz suavemente. Esto ayudará a mejorar tu respiración, pero también a eliminar sustancias alérgenas, virus y bacterias.

6. Sauco

Alivia a tu cuerpo cansado con una infusión de corteza y bayas de sauco. Este árbol contiene ácido salicílico, una sustancia semejante a la de las aspirinas, que ayuda a disminuir el dolor y la fiebre. También contiene sambucol, que, según explican los especialistas, podría combatir la infección del virus de la gripe.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: no robar noticias : )